La segunda piel de Pierre

A los movimientos populares se les ha presentado como producidos por el hambre, los impuestos, el desempleo; nunca como una lucha por el poder, como si las masas pudieran soñar con comer bien, pero no con ejercer el poder».

Paul-Michel Foucault

Hay algo en lo que dice el congresista Oscar Zea que anuncia -sobriamente- un quiebre no deseado cuando la bancada está definitivamente dividida desde bastante antes de que se produjeran los cambios de hoy/ayer.

Oscar Zea es miembros de la bancada de Perú Libre. Del ala «Castillista».

O sea:
-En la bancada hay posiciones «diversas» (al menos dos, pero sabemos que hay más).
-Lo dicho por Cerrón no las representa todas.
-El apoyo al Presidente Castillo y a sus decisiones (se entiende) se mantiene.
-Se debe buscar/mantener la unidad (la izquierda siendo… pues la izquierda)
-Hay que hacer un NUEVO (sic) Perú Libre. Esto no le gusta a Cerrón.
-La transformación del país sigue adelante al margen de quién sea PCM.

La palanca de Cerrón era bastante menos poderosa que lo que suponían quienes veían a Castillo como poco más que su tonto útil y no su socio de ocasión. Hoy, ver a Cerrón exigir cuota de poder a Castillo es risible; como si un enano te exigiera que le des tu billetera amenazándote con su cuchillito plástico.

El poder puede ser relativo; depende tanto de la capacidad que tiene de ejercerlo quien lo detenta como de la voluntad de aceptarlo de quien se supone que debe estar sujeto a él. Cuando no eres el que está sentado en la silla del gran jefe, el poder es también un asunto de percepción, luz y sombras. Cuando apagas la luz la realidad se manifiesta con crudeza: casi siempre el objeto es mucho más pequeño que la sombra que proyecta. Eso es lo que le ha pasado a Cerrón.

¿Lo veían venir Bellido y Cerrón y por eso la bravata -y el papelón- ininteligible de Camisea y el gas? Castillo detenta el poder (aunque se note muy poco) y Cerrón era un simbionte de segundo orden. Y el mismo Vladimir lo sabía, mucho antes que todos nosotros. Recién ahora se ve con claridad: por eso la alaraca, la urgencia de estar todo el tiempo en la foto, en el ojo de la tormenta, por eso la voluntad de tuitero incendiario («the empty rattles de most», «lo vacío es lo que más bulla hace», dicen los gringos). Al final, la silla de Palacio pesa más que una bancada que no pudo poner ni siquiera un cuarto vicepresidente en la mesa directiva del Congreso.

La posterior publicación de los los chats de la bancada reveló el poco respeto que le tienen los cerronistas a la gente de Castillo, a Castillo mismo y a su investidura. Eso los socava también a ellos. Impresionante, pero no inesperado. La derecha y la izquierda se parecen mucho en eso. Todo ello puede haber acelerado la salida de Bellido (y de Cerrón con él).

¿Quién ha ganado posiciones en este escenario? La izquierda moderada a los que Cerrón llama -con alguna razón- caviares. ¿Podrán aprovecharlo? Es una línea muy delgada que requiere de un balance y equilibrio muy finos y una capacidad de operación política que nunca han demostrado tener. ¿Cómo lo harán? Ni idea, pero las posibilidades de la izquierda en los próximos procesos electorales dependen de cuán bien o mal lo haga Castillo.

Ojalá consigan estabilizarlo, es muy difícil. Solo para empezar, no lo lograrán sin una revisión integral de las estrategias de comunicación. Si no pueden hacer que Castillo hable y salga de su discurso enano y morroñoso, el gobierno no tiene futuro. Hay que abrirlo, iluminarlo. Porque ni siquiera con toda su experiencia y capacidad de operación política, la nueva PCM, Mirtha Vásquez, puede reemplazar una ausencia de ese tamaño.

¿Le negará la confianza al nuevo gabinete el ala cerronista de Perú Libre? Si saben lo que les conviene de cara a las elecciones regionales y municipales de dentro de un año, deberían darle el voto de confianza. Los cerronistas retienen varios ministerios importantes y negar la confianza es perderlos: sin soga, ni cabra. Del lobo un pelo. No Sr. Vladimir Cerrón, eso no es oportunismo ni traición, eso es política y estrategia. Es no dispararse al pie. Algo que toca aprender.

Cerrón se queda con dos tercios de bancada, no es poco. Imagino que la nueva PCM, Mirtha Vásquez, podría conseguir formar algunas alianzas en el Congreso que le aligeren la dependencia de Perú Libre al Ejecutivo. Eso está en veremos.

Vásquez lo hizo muy bien en el Congreso pasado. Uno en donde al menos 100 de los 130 la odiaban y al resto le daba más o menos igual que la «fueran» a ella y a Sagasti. Es cierto, prefiero medir la calidad de la gestión de acuerdo al tamaño del reto y el margen de maniobra; y dicho margen era mínimo. Y aún así llegó a julio, con amenazas todas las semanas. Fue tan importante que para el 28 ya no dejaron entrar a Sagasti al Congreso. Quién sabe, quizás sin Mirtha en la mesa directiva Don Quijote no duraba un mes en la silla.

El cambio en el gabinete -insuficiente, quizás- urgía y le dará un poquito de oxígeno, pero no demasiado al gobierno de Castillo que ha logrado quitarse de encima un gran peso. En las siguientes semanas veremos qué sorpresas nos traen Pierre Chateau y su combo. Ojalá no muchas.

PD. «(Vásquez) tiene antecedentes. Me dicen que alojó a Lori Berenson en su casa. Quiero confirmar si es cierto o no.»

«Me dicen», «voy a confirmar», pero por si acaso, ya le tiré barro en televisión nacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s