López Aliaga me ha querellado

Portada del 17 de febrero del 2011, Perú 21.

Este lunes 27 a las 8 de la mañana -cuatro años y medio después de que empezó todo- deberé declarar ante el juez por la querella que el Sr. López Aliaga interpuso en mi contra en el 2017 por una columna que escribí ese mismo año en el diario Perú 21, diario al que el mencionado señor ha demandado como tercero civil responsable.

¿Qué cosa terrible e injuriante escribí que merece una querella por difamación agravada?

“Siendo director de este diario, Fritz Du Bois fue demandado por difamación por Rafael López Aliaga (sí, el “tío” de Butters que lamenta el recorte de la “libertad” de Phillip de insultar a quien le dé la gana). ¿Se imaginan que hubiesen botado a Fritz por la denuncia de alguien que utilizaba dicho mecanismo como amenaza?”

Luis Davelouis, Columna “Ley de Medios y Embudos “, publicada el 30 de marzo de 2017

Nada más. Aquí pueden ver la columna completa.

No lo insulto, no lo acuso de cometer un delito; es más, la columna ni siquiera trata de él. De hecho, solo hago referencia a algo que él mismo le dijo a la periodista Zarella Sierra y que fue publicado en Perú 21 el 17 de febrero del 2011:

“Si usted publica algo de mí y de esas denuncias, yo la denuncio ante el Poder Judicial, al igual que ya tiene una denuncia por difamación su director”.

Rafael López Aliaga, de la nota abridora de Perú21 “El buscapleitos de Castañeda” publicada el 17 de febrero del 2011.
Puedes leer los tocando la imagen o haciendo “click” sobre ella. La cita que hago aquí está al inicio del segundo párrafo.

En ese momento, el director del diario era -el hoy desaparecido- Fritz Dubois y es el mismo López Aliaga quien dice que lo ha denunciado por difamación. Pueden encontrar el PDF con el artículo mencionado- aquí (hasta hace muy poquito seguía en la web y ya no, qué raro).

El párrafo solitario de tres líneas en el que menciono al Sr. López Aliaga y que escribí en el 2017 está basado en la propias palabras de López Aliaga: palabras que nunca impugnó y que están consignadas en un artículo por el que nunca pidió rectificación. Él, sin embargo, se sintió difamado, y consideró que se afectaba su buen nombre.

Veamos qué cosa escribió el entonces director el diario Perú21, en el mismo número en el que apareció el artículo “El buscapleitos de Castañeda”:

La puedes leer tocando o haciendo “click” sobre la imagen.

“Así, tenemos que uno de los candidatos por Solidaridad resulta que ha iniciado o propiciado más de 170 demandas judiciales, ya sea para querellar o intimidar a socios o funcionarios por igual. Un increíble total de juicios para una sola persona, cuando en otras partes del mundo ese número sería la producción judicial anual de una ciudad mediana. (…) lo que es motivo de preocupación es que alguien que evidentemente es un litigante compulsivo, que ha hecho de la demanda judicial un modus operandi empresarial, podría disfrutar de cinco años de inmunidad para litigar aún más. Se le estaría otorgando un escudo de protección legal para poder multiplicar su ya considerable capacidad para enjuiciar.”

Fritz Dubois, La columna del Director, Perú 21, 17 de febrero de 2011.

Eso fue lo que Fritz escribió de López Aliaga en ese mismo número, ante la posibilidad de que este llegara al Congreso por Solidaridad Nacional y adquiriera inmunidad parlamentaria. Otra vez, pueden ver la portada del diario de ese día y la columna del entonces director, Fritz Dubois, aquí.

No sé si Fritz era su amigo, o si el Sr. López Aliaga le dice así a todo el mundo. Como a Glatzer Tuesta:

El Sr. López Aliaga aseguró que él nunca había demandado a Dubois y exigió la rectificación respectiva y aunque no había difamación -ni siquiera un intento ambiguo de difamación- hice la rectificación correspondiente dentro del plazo que la ley establece.

Consulté con varios abogados de todo el espectro ideológico (desde ultra derecha e izquierda hasta los moderados) y ninguno pudo ver dónde estaba la difamación. Al menos tres jueces que conocieron el caso -y ordenaron que se archive- tampoco pudieron verla. Yo tampoco. Y como podría inferirse de la columna de Dubois, tampoco parece que Fritz haya sido su amigo.

“PD. La semana pasada escribí que el Sr. Rafael López Aliaga había denunciado a Fritz Du Bois por difamación. Lo hice basándome en sus propias palabras consignadas en la edición del 11 de febrero de 2011 de este diario (https://goo.gl/ZFwOXg) y porque Fritz así me lo contó cuando me autorizó a utilizar ese contenido en un informe que publiqué en El Comercio en 2012. El Sr. López Aliaga, finalmente, no denunció a Fritz. Aclaramos este punto.”

Luis Davelouis, columna “Cataratas de corrupción” publicada en Perú 21, 11 de abril de 2017.

Pueden leer la columna completa aquí.

El lunes tendré que ir, otra vez, al Poder Judicial a repetir lo que ya dije antes: que no lo difamé ni fue mi intención difamarlo, que aunque no lo hice me rectifiqué de todos modos; que si no hay intención difamatoria y además uno es periodista y basa lo que dice en documentos no se configura difamación… y aún con eso y tras cuatro años y medio el Sr. López Aliaga y sus abogados siguen persiguiendo una causa que a muy duras penas consiguieron que se admita, que ya perdieron dos veces, de la que casi nadie sabe -hasta hoy- y de la que nadie se acuerda. ¿Por qué?

Asumiendo que el Sr. López Aliaga aún se acuerda de este caso -y de este servidor-, ¿cómo así insistir con leguleyadas por cuatro años en un caso que ya ha sido rechazado y que perdió en dos instancias podría significar buscar justicia?

He tratado de evitar referirme a lo que el Sr. López Aliaga ha dicho en su campaña o a lo más reciente que se ha publicado sobre él en IDL o en Ojo Público o en el propio Peru21. Esto se trata de algo muy puntual; no es raro, no es inusual, pero es puntual: mi caso, en el que -felizmente- me representan Ronald Gamarra y Aaron Aleman del Estudio Arbizu y Gamarra; quienes siempre defienden causas justas. Sí, como esta.

COLOFÓN

La primera vez que presentó su querella contra mí, esta fue desestimada. De hecho, me enteré de que me había querellado por difamación agravada porque me llegó la notificación en la que la jueza ordenaba el archivo de la causa.

La segunda vez, su querella fue aceptada y tuve que ir a declarar. En su demanda, el Sr. López Aliaga -o sus abogados, o dos de ellos que se presentaron- omitieron en la querella que yo me había rectificado. De todos modos, cuando el juez vio la página de Peru21 con el artículo que comparto líneas más abajo y las palabras del propio López Aliaga, la querella se resolvió a mi favor. Todo el mismo día. Los abogados del Sr. López Aliaga apelaron y en segunda instancia se confirmó el fallo de primera: volvieron a perder.

Entonces, fueron a la corte suprema donde, de manera inexplicable, se ordena que todo pase a fojas cero: que empiece todo de nuevo. ¿Esto es raro? Pareciera que depende de quién demanda y por qué.

En el 2012, cuando escribía un artículo para El Comercio llamé a Fritz (quien luego fue mi jefe) a Perú 21 para preguntarle si podía usar una frase del artículo “el buscapleitos de Castañeda”, esa en la que el mismo López Aliaga decía que había demandado a Fritz. “Úsala no más, pero cuidado con que te demanda a ti”. En aquel entonces, el BCR tenía a los directores con mandato vencido y López Aliaga estaba en el bolo para ser uno de los nuevos.

La viste Fritz, la viste.

Un comentario en “López Aliaga me ha querellado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s