Vacunas chinas y periodismo cachinero (I)

En toda historia de noticias falsas, casi siempre hay un titiritero.                                                                                                                                                                     Crédito de la imagen: dragan – stock.adobe.com

Y así, al pecar contra los hermanos y herir su conciencia cuando ésta es débil, pecáis contra Cristo.”

1 Corintios 8:12

La idea de que uno vive en un mundo repleto de conspiraciones se convierte a sí misma en la forma de ver al mundo. La conspiración no está al servicio de la ideología; la reemplaza.”

Peter Pomerantsev, This Is Not Propaganda: Adventures in the War Against Reality

Esto es lo que nos han entregado el viernes por la noche: información incompleta de un estudio al que le faltan ocho semanas de cocción para estar listo, con menos de la mitad de los casos totales en estudio y una interpretación, por lo menos, sesgada y aparentemente de mala fe de esos fragmentos de información.

Ojo: se sabe de antemano que las vacunas no son tan eficaces ni evitando la enfermedad ni evitando contagios; pero son muy eficaces para no morir y para no hacer un cuadro grave de la enfermedad y terminar en el hospital.

Esto es lo que dice el informe de la Dra, Coralith García, Investigadora Principal de la Universidad Cayetano Heredia:

Esto significa que:

  1. LA EFICACIA PROTECTORA PARA ENFERMEDAD SINTOMATICA COVID NO ES 34.3%, NO HA SIDO CALCULADA.
  2. Si un paciente recibió la vacuna Beijing tiene 62.7% menos probabilidad de tener una prueba PCR + y desaturación que una persona que recibió placebo.
  3. Si un paciente recibió la vacuna Beijing tiene 64.7% menos probabilidad de tener una prueba PCR + y hallazgos anormales en la tomografía que una persona que recibió placebo.
  4. Si un paciente recibió la vacuna Beijing tiene 91.0% menos probabilidad de tener una prueba PCR + y ser hospitalizado que una persona que recibió placebo.
  5. Si un paciente recibió la vacuna Beijing tiene 100% probabilidades de no morir de covid.

En resumen: las personas que recibieron la vacuna Beijing tiene tienen menos riesgo de ser hospitalizados, necesitar oxigeno y tener una tomografía del tórax con hallazgos anormales que aquellas personas que recibieron  placebo.

El informe concluye que la vacuna Beijing tiene mejores resultados que la vacuna Wuhan.

Ok.

¿Qué nos dijeron el viernes en la noche que significaban esos fragmentos de información? Que la efectividad de la vacuna es de entre 11% y 33%. Y nos dijeron también que eso significa que solo funciona en uno de cada 10 casos o en, como mucho, 3 de cada 10 casos. Es decir, que el gobierno ha vacunado a la primera línea de personal de salud casi casi con agua destilada y los ha mandado a morir. “Nos están vacunando con agua”.

Eso es lo que nos han dicho el viernes pasado por la noche.

La historia, sin embargo, es bastante más compleja y delata (al menos parcialmente) la motivación de quienes presentaron la información incompleta y la interpretación que escogieron darle. Elementos de verdad mezclados con mentiras e información incompleta y manipulada es la esencia de lo que llamamos hoy Fake News. Y sí, las fake news también matan.

11%, 33% y PCR +

Primero lo primero. Según el mismo pedazo de información que presentó el programa nocturno, la eficacia de la vacuna Sinopharm para evitar que te mueras es 100%. Eso, por supuesto, que es el dato más importante (porque uno se vacuna para no morir) no se menciona. Más claro: según el pedazo de papel mostrado el viernes por la noche, NADIE que se haya puesto la vacuna se ha muerto. Me pregunto si se les habrá pasado ese dato porque, vamos, relevante es.

El mismo pedazo de información presentado en el mencionado programa nocturno dice, también, que su eficacia para hospitalización es del 90%. Eso significa que de cada 10 que se pusieron la vacuna Y QUE ADEMÁS SE ENFERMÓ solo uno tuvo que ser hospitalizado. Eso tampoco está en lo que dijeron. Ya no parece una omisión casual.

¿Y entonces qué quieren decir el 30% y el 11%, que fue lo único en lo que se concentraron ese par de individuos? En términos MUY simples, significa que de las personas que habiendo recibido la vacuna tuvieron PCR+ (se lee P-C-R positivo). ¿Y qué significa ser PCR+? Que el paciente tiene el virus activo, es decir, que está infectado, pero no significa que necesariamente esté enfermo. Puedes tener el virus y no presentar síntomas.

Lo que mostraron en el programa nocturno mencionado del viernes pasado incluye a TODOS los que tenían PRC+ SIN DIFERENCIAR si presentaban o no síntomas de covid o, en caso de presentarlos, si estos síntomas se debían al covid o a alguna otra cosa. Como un resfrío común o una infección urinaria o una lesión en la rodilla por salir a correr estando demasiado gordo. Un asintomático puede tener PCR+ y también alguien que le dijo al investigador que estuvo en contacto con alguien positivo sin que ese alguien esté enfermo de covid.

Los únicos datos que sirven  para PCR+ son aquellos de pacientes sintomáticos positivos: es decir, que fueron vacunados, que presentan síntomas y que estos síntomas son producidos por el covid y no por otra infección o enfermedad. 

Los únicos datos que deben entrar al análisis son los que se consideran “casos Covid” es decir aquellos que a pesar de haber sido vacunados tuvieron síntomas de covid y además tuvieron un PCR positivo. Todos aquellos que no tuvieron síntomas y tuvieron PCR positivo deben ser excluidos de ese análisis y pueden ser muchos.

Por eso se dice que los datos presentados no están limpios. Ellos lo sabían, pero los usaron igual. Ya llegaremos a eso.

¿Eso significa que la efectividad puede llegar a 70%? No, según esos mismos números, lo más probable es que apenas supere el 50% para infección. O sea, que de cada dos vacunados uno NO se infecta y el otro sí.

¿Y qué pasa con el que sí se infecta? Tiene 0% de probabilidades de morir y solo uno de cada 10 de los que se infecten necesitará ir al hospital para curarse.

Vista así, la historia parece diferente a como nos la intentaron contar, ¿no? No se ha mandado a NADIE a morir.

EN SÍNTESIS

“¿Entonces la vacuna no estaba 100% probada?”. No y no lo está aún en fase 3. Lo único que tenemos son los resultados preliminares en otros países. Como Emiratos Árabes que reportó que la eficacia de la vacuna era de más de 80%.

“¿Por qué podría ser tan distinto con lo que hemos encontrado aquí hasta el momento?”. Por los datos que se toman, porque los resultados no han sido íntegramente publicados, por las muestras, por montones de cosas que no necesariamente conocemos o que vayamos a conocer en el corto plazo.

Pero sobre todo, probablemente porque estos datos se han tomado en “olas” diferentes que presentan variantes del virus que pueden ser más o menos vulnerables a las mismas vacunas. Esto es un peligro para todas las vacunas: ¿nos podemos vacunar más rápido de lo que muta el bicho? Parece que no vamos a poder.

“¿Entonces cómo van a comprar una vacuna que no está probada?”. Los criterios para adquirir una vacuna en medio de una emergencia que mata cientos de personas al día es como sigue y en este orden:

1. EFICACIA. ¿Cuán capaz es la vacuna de evitar casos graves y muerte? Como hemos visto, 90% y 100%, hasta el momento (puede variar un poco, pero no demasiado, el informe tiene 8 semanas por delante aún).

2. COSTOS. ¿Cuánto me cuesta por dosis tener a alguien protegido de morir por covid o de terminar en el hospital?

3. DISPONIBILIDAD. Puede ser la mejor vacuna del mundo mundial, pero no tengo ni tendré acceso a ella en el corto plazo y la gente se muere porque el bicho no espera. Costo de oportunidad: se compra lo que hay, lo que es posible comprar.

Y finalmente, 4. LOGÍSTICA. ¿Qué tipos de cuidados (como cadena de frío o almacenamiento, por ejemplo) debo tener y soy capaz de implementar respecto de otra?

Sinopharm era una fuerte candidata para el Perú sobre todo por el punto 3: era lo que había a la mano.

Y esa es la explicación. En un programa de TV de media hora se puede explicar sin ningún problema, porque toma 5 minutos hacerlo. No haberlo hecho constituye una omisión imperdonable. O algo más.

Y DE NUEVO: UNO SE VACUNA PARA NO MORIR.

(Esta primera parte del texto ha sido elaborada en consulta con varias fuentes privadas y públicas. Entre ellas, mi agradecimiento especial a Percy Mayta-Tristán, @MaytaTristan y a Ángela Uyen Cateriano, @AnGeLaUyEn).

LA VERDAD… ES LO DE MENOS

Un estudio incompleto, una interpretación, en el mejor de los casos, sesgada y cuestionable y en el peor, criminal. Un ex periodista con un reciente historial de primicias desinfladas y una antorcha en la mano, un candidato al Congreso por el partido de Alberto Fujimori. Un canal que no se cansa de “patinar” (las comillas son porque patinar es involuntario, aquí ya no parece que lo sea).

Nada más.

Pero con eso bastó para que muchos (demasiados) digan que “las vacunas que el gobierno peruano le ha comprado a los chinos no sirven, son agua destilada, (el presidente) Sagasti es un rojete asesino, un genocida igualito que Stalin y que Vizcarra y que Mazzetti corruptos y vendidos que encima se vacunaron de espaldas al pueblo, traidores”. Y nada más importa.

No importa, para empezar, que el argumento se caiga en la segunda línea. Porque, en el extremo del ridículo, ¿puede ser cierto que las vacunas sean agua y que haya que meter preso a Vizcarra por venderse a los chinos para vacunarse él, su esposa y su hermano? Si es verdad lo primero, lo segundo difícilmente lo es. Y viceversa. Pero quién sabe, todo puede ser.

No importa que en el episodio del Vacunagate se hayan vacunado más de 400 personas incluyendo algunos famosos que no se han enfermado. ¿O alguien le ha preguntado al Dr. Aguinaga si le ha dado covid a él o a su señora esposa que se pusieron 3 dosis cada uno según el registro de la Cayetano? Aguinaga es médico de cabecera de Alberto Fujimori y es además compañero de lista en Fuerza Popular del individuo que dice que lo que se pusieron Aguinaga, su esposa, Cecilia Blume y 400 más, no sirve para nada. ¿Sabemos si alguno de esos 400 y pico se enfermó o se contagió o se murió después de vacunado? No, no sabemos.

El que dice que la vacuna no sirve tiene otro sable en la manga:

Tampoco importa -por supuesto- que publicaciones prestigiosas como el New York Times, Deutsche Welle, BBC, etc, etc y revistas científicas especializadas reporten una y otra vez que la eficacia de la vacuna de Sinopharm es superior al 70% y no 11% como dijeron en un programa de entrevistas. ¿Cómo se entera uno de eso? Escribiendo “eficacia sinopharm” en Google: arroja 805 mil resultados en 0.37 segundos. Eso tampoco hicieron.

No había que llamar a especialistas para dudar un poquito. Solo un poquito.

Mucho menos importó que un país millonario como Emiratos Árabes Unidos esté vacunando a su gente desde diciembre con esa misma vacuna y que casi 90 días y seis millones de inoculaciones después, reporte que la eficacia de la vacuna es, en efecto, superior al 80%. “¡Los chinos también han coimeado a los árabes!”, berrean algunos. Tampoco importa que hoy haya un escándalo en España porque dos personajes de la realeza de ese país viajaron a los Emiratos Árabes para, precisamente, vacunarse con Sinopharm.

A nadie le hizo ruido que en ese mismo programa y por ese mismo canal se hayan dicho una y otra vez mentiras de grueso calibre sin que haya luego rectificación alguna. Por ejemplo, dijeron que uno se podía ir de vacas a Chile a vacunarse; o que unos rusos buena onda le iban a vender vacunas a un transportista antes que a todos los demás; o que había un contacto en Israel que ofreció las vacunas y no se las quisieron recibir en el Minsa. Todo esto desmentido por los protagonistas: el gobierno de Chile, los rusos y los chinos cuyas vacunas ofrecía el “contacto” en Israel. Harta patinada. Que el presentador patinador de ese programa sea un declarado enemigo del gobierno, tampoco les hizo ruido.

“Él odia a los rojos y a los caviares mermeleros. Yo odio a los rojos y a los caviares mermeleros. Entonces, debe tener razón”. Carajo, qué tal lógica. Y ya nada más importa, ni siquiera lo improbable y poco verosímil que es que un programa pequeñito, sin unidad de investigación en un país pequeñito y lejano sea capaz de destapar una conspiración global que involucra al segundo país y gobierno más poderoso del planeta. Sí, ha sucedido antes que David derribó a Goliat, pero nunca con un David que se levanta, come, se acuesta y duerme con los patines puestos. Ni siquiera con la chiripa más providencial del universo.

Pero bueh… 🤷‍♂️

PREGUNTAS SIN RESPUESTA (O CASI)

¿Pero por qué montar un circo con una noticia así? En el Congreso están pidiendo la cabeza de Sagasti aunque se siga desmoronando la patraña. Esto incluye a los correligionarios del candidato Lescano. ¿Para qué erosionar la ya endeble confianza de la gente en las vacunas y en el gobierno y su capacidad? ¿Por qué sembrar dudas en el personal de salud de primera línea de manera tan irresponsable? ¿Con qué propósito? ¿Qué puede ser tan importante y aún más importante que la vida y la salud de los peruanos como para tratar, con un pedazo incompleto de información, intentar desbaratar el enorme esfuerzo que se está haciendo para que nos vacunemos y no nos muramos de covid?

Electoralmente, esta era una buena oportunidad de hacer que los indecisos se fijen en uno u otro candidato. De los que tienen posibilidades, pocos lo han entendido así.

La desconfianza crece. Todos son enemigos. Todos son iguales. Todos son delincuentes. La derecha y la izquierda son igual de fascistas y el centro es un cobarde que escoge no ser nada de nada. Siempre se puede estar peor, así que no importa cómo. Alguna certeza que nos impulse y nos saque de este letargo de muerte. Porque parece que todos no hacemos nada más que esperar morir. ¿Quién puede sacarnos de este atolladero? Después de un rato en la sartén, el fuego empieza a verse menos peligroso, incluso menos caliente. Más atractivo. Lo que sea, pero esto ya no más. Es peligroso esto. Ya ha sucedido antes. Correr hacia el fuego y, por supuesto, incendiarse.

Si la gente no se vacuna, si además los miembros de mesa no van a recibir ninguna vacuna antes de las elecciones, si el ausentismo es alto. ¿Quiénes serán los primeros en cuestionar la legitimidad del que sea que resulte ganador del proceso electoral? ¿Y todos esos no estarán acaso bien sentados en el Congreso con el dedo en el gatillo para tener cinco años más de vacancias y disoluciones del Legislativo? ¿A quién le conviene el caos y el daño inmenso que esto puede causar?

Ya hemos transitado por este camino. Y ya sabemos en dónde termina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s